Entradas

No quiero morir

No quiero morir, y quizá por eso no quiero dormir.


Soy una persona creativa. Me falta ser una persona creadora.


Hago lo que puedo mientras persigo lo que soy.


Sobre todo no prometas nada.


La línea entre ocurrir y discurrir.


Estar triste con redes sociales a mano no es cosa buena.


Existe algo sencillo que, quizá, permitiría humanizar las redes sociales: dejar que la gente quite la opción del megusta.


¿Cómo sería mi red social ideal? Se podría escribir algo largo. Se podrían subir fotos, vídeos y audios. Se podrían elegir tus preferencias de contenido. Se separaría claramente a los amigos, a los conocidos y a los desconocidos (separables en celebridades o no). Desde ella se podría mandar mensajes aptos para otras redes sociales (texto tamaño tuit para Twitter, por ejemplo). Se estudiarían opciones psicológicas para fomentar valores positivos: ¿conexión, aprendizaje, crecimiento personal, información de calidad...? Se podría ordenar tu perfil, dentro de unos límites, pero organizar el co…

Recuerdos de un día quijotesco (Fotos de Puertolápice)

Imagen
"Autores hay que dicen que la primera aventura que le avino fue la del Puertolápice", cuenta Cervantes en el segundo capítulo de El Quijote (aunque "otros dicen que la de los molinos de viento").

Al leer este capítulo, Carmen me recuerda que este era el pueblo, ¿no?

Hace un año, Carmen tuvo el concierto más extraño en el que yo haya estado: un sábado, a las 8 de la mañana, un grupo de gente nos reunimos en unos yacimientos íberos de Jaén para ver el amanecer mientras sonaba el arpa. Se había recreado una puerta, llamada la "Puerta del Sol" -si mal no recuerdo- junto a una extraña roca. Esa misma semana había empezado la primavera, y según nos explicaron, la luz del amanecer pasaría por la puerta, proyectando una sombra tras esa piedra extraña y fálica (este adjetivo no lo añadieron, pero era evidente), que revelaría una forma de doncella, pues, por lo visto, se cree que aquello representaba algún tipo de deidad femenina.

Sin embargo, amaneció nublado.


Des…